Praga, la ciudad dorada

En el continente Europeo, en un pequeño país denominado República Checa, podemos conseguir a las orillas del río Moldava, la ciudad de Praga. El destino turístico preferido de millones de jóvenes extranjeros al momento de disfrutar de unas pequeñas vacaciones. Esta ciudad, que fue fundada en el siglo IX, mezcla muy bien la historia, monumentos antiguos con la modernidad, y atracciones que los jóvenes de hoy en día, mueren por visitar.

Denominada también como “La Ciudad de las Torres”, y es que con solo mirar al paisaje nos podemos percatar del porqué del nombre. En cada rincón de la ciudad podemos conseguir torres que nos hacen creer que nos encontramos en nuestro propio cuento de hadas, haciéndolo así, un lugar difícil de olvidar.

Praga es un museo andante, sus calles y su arquitectura roban el aliento de todos los que la visitan. Puedes observar sus iglesias, templos góticos y jardines barrocos a sus edificios modernistas. Es un ejemplo de los distintos estilos artísticos que se pueden ver en estas calles. Por ejemplo, la Iglesia Nuestra Señora Ante Týn, el Palacio Wallenstein y la Casa Municipal son los edificios favoritos para visitar.

Esta ciudad no es solo famosa por su arquitectura, sino también por su música, y es que se satisfacen los gustos musicales de todos. En las iglesias praguenses y en la Casa Municipal los admiradores de la música clásica pueden escuchar sus piezas favoritas. De igual manera hay centenas de pubs y bares donde los fanáticos del rock o pop disfrutan de algunas bandas locales que los sorprenderán con su talento. También podrán degustar las famosas cervezas de la ciudad, y es que, encontrarás  diversos tipos, sabores y hasta colores, inclusive hay sitios exclusivos para la cata de cervezas, donde seguramente estará tu preferida.

Como ya se dijo, la ciudad de Praga se encuentra a las orillas del río Moldava. En éste se pueden observar diariamente decenas de barcos y lanchas a pedales. Esta ciudad es atravesada por más de 30 puentes y pasarelas. Entre los más importantes tenemos el Puente de Carlos o localmente llamado “Karlův Most”, el cual tiene una vista panorámica hermosa del Castillo de Praga. Los locales aconsejan visitarlo al atardecer, para disfrutar de un escenario que catalogan de película.

De igual manera, en verano, la ribera de esté río vuelve a la vida. Se pueden conseguir desde mercados de productos locales, exposiciones de arte,  gente paseando, haciendo deportes,  y hasta bailando.

Los jardines son uno de los tesoros más preciados de la ciudad, hay alrededor de unos 200, donde los más antiguos son de la Edad Media, y además de el paisaje que ellos mismos emanan, algunos tiene una vista panorámica de la ciudad que no podrás ver desde otro punto. Igualmente, otro espectáculo que nadie quiere perderse es el funcionamiento del carillo del Reloj Astronómico, el cual fue construido en el año 1410, y es en definitiva, otra belleza más que nos encontramos en esta ciudad.

Además de las famosas cervezas praguenses, no hay que olvidarnos de sus platos típicos, que son una exquisitez para el paladar y cuentan con un aspecto hermoso y apetitoso. Entre los que se destacan, el Utopenec, el cual es una mezcla entre las culturas alemanas y austriacas, que los praguenses adoptaron a su propia cultura. Así mismo está el Knuckle,  es un delicioso plato de cerdo ahumado, que acompañado con una buena cerveza y un exquisito Smazeny Syr, una entrada de queso frito, harán explotar tu paladar con sus increíbles sabores.

Definitivamente no puedes dejar por fuera la ciudad de Praga en tus próximas vacaciones, no temas, hay infinitas actividades para realizar, y para todas las edades. En la Ciudad Dorada podrás encontrar una ciudad llena de arquitectura, historia y vida.

150 Comentarios

Escribe un comentario